Comparte con nosotros

twitterfacebookgoogle plusrss feedemail Instagram

miércoles, 15 de abril de 2015

EL “ECOTURISMO” Y EL TURISMO SUSTENTABLE
Tomando en cuenta que el término sustentabilidad se refiere a la idea de alcanzar el crecimiento económico, el bienestar de la población y la democratización de las estructuras políticas paralelamente a la protección del ambiente; es decir, unir el ambientalismo con las aspiraciones populares de cambio hacia un  desarrollo integral y perdurable de la sociedad, su cultura y su medio, podemos hablar de Turismo Sustentable o Ecoturismo.

Aunado a lo anterior, es de hacer notar que el Turismo, en su práctica, ha venido causando grandes impactos negativos a nuestro medio ambiente; es por ello que urge la planificación turística en Venezuela como país latinoamericano, en el estado Mérida como destino turístico por excelencia y más específicamente en la zona del Valle del Mocotíes, siendo esta una zona vulnerable que aún no ha sido aprovechada para ofertarse como producto turístico, aun contando con atractivos turísticos y culturales de gran relevancia. De allí que siendo esta una nueva alternativa, la misma debe responder a los nuevos modelos turísticos, debe enmarcarse en un “desarrollo turístico sustentable” en el que debe prevalecer el equilibrio entre la sociedad y el ambiente.

De acuerdo a lo antes descrito, el objetivo sería evitar las formas extremas del crecimiento y los efectos del turismo, que podrían destruir la misma base de recursos sobre la que puede ser cimentado. Para ello se requiere de una gran organización ya que la práctica del Ecoturismo en el Valle de Mocotíes constituiría una opción de desarrollo económico para esta zona, cuyos recursos naturales no se encuentran degradados ya que esta nueva alternativa permitiría, generar divisas, además no requiere de grandes inversiones para infraestructura y equipamiento, y lo más importante crea conciencia conservacionista…

Alix Morales Muñoz.
MANUALES DE BUENAS PRÁCTICAS EN TURISMO SOSTENIBLE
Parte I

¿Qué son los Manuales de Buenas Prácticas?
Según el portal Wikipedia, se entiende por Buenas o Mejores Prácticas un conjunto coherente de acciones que han rendido buen o incluso excelente servicio en un determinado contexto y que se espera que, en contextos similares, rindan similares resultados.
Las Buenas Prácticas se realizan para todos los profesionales, formadores y alumnos (as) que desarrollan sus actividades en instalaciones donde se realizan acciones relativas al ocio, tiempo libre, la expansión, Turismo y Hotelería, ya sea como actividad principal o de apoyo.
¿Por qué surgen los Manuales de Buenas Prácticas?
Existen varias razones que hacen se generen estos Manuales, entre muchas, las que destacan son:
a) Debido a los grandes movimientos de población que implican procesos sociales, culturales, de ordenación territorial, consumos extra de agua y energía, y otros impactos que es necesario controlar;
b)  Debido a que se considera a la actividad turística una industria compleja, el Turismo es examinado muy de cerca en términos de sus impactos sobre el ambiente, la cultura y las sociedades, y, por otra parte, en relación a su contraparte en su contribución al crecimiento económico. No obstante, sus impactos negativos sobre los ecosistemas, las sociedades indígenas y el patrimonio cultural;
c)  De allí que, analizando estos aspectos, surge la hipótesis de que el Turismo no es solamente bueno o solamente malo, sino que puede ser y estar en ambas posiciones, según como se planee, desarrolle y maneje, y en consecuencia, la buena manera de hacer esto, pasa a ser el Turismo Sostenible.
d)  De ésto último surgen las guías de comportamiento, de actuación conforme a las situaciones antes descritas, las "Buenas Prácticas para Turismo Sostenible", como una herramienta que permite a los empresarios y/o prestadores de servicios turísticos adoptar prácticas de buen hacer de gestión sostenibles, de una manera sencilla y efectiva.
¿Para qué se utilizan estas Guías o Manuales de Buenas Prácticas en Turismo Sostenible?
Se trata de que todos los actores turísticos (agencias, operadoras, prestadores de servicios, profesionales, empresarios, asesores) conviertan las prácticas tradicionales que han venido realizando en prácticas sostenibles, responsables, cuyos impactos económicos, sociales y ambientales permitan complacer las necesidades del presente, sin limitar la habilidad de satisfacerlas, con el mismo grado de plenitud y disfrute, en el futuro.
De allí surge que dichas buenas prácticas sean endógenas, que no pierdan la esencia, el ser, de cada cultura propia y/o su quehacer -donde se desarrollan-. donde no se generen procesos de transculturación ni mucho menos de aculturación, que acrecienten el deterioro socio-cultural y ambiental de las comunidades receptoras turísticas.

¿Cómo se usan los Manuales de Buenas Prácticas en Turismo Sostenible?
Todas las acciones, prácticas, procesos que favorezcan el mejor servicio y su respectiva prestación, y de la responsabilidad operativa a través de un sistema de gestión responsable y sostenible endógeno, son herramientas de promoción que, si son bien aprovechadas por las empresas de manera eficaz, lograrán mejorar su acceso a mercados altamente interesados en este tipo de operaciones, servicios y/o productos responsables.
De esta manera, se insta a realizar, a grosso modo en esta 1a parte, lo siguiente:
a) Desarrollar un manual (un paso a paso, una guía) para cada puesto de trabajo en su empresa, detallando las responsabilidades que se esperan de cada quien;
b) Detallar, clara y precisa, los procedimientos que están a cargo de cada miembro del personal, y así si surgen dudas sobre el modo de realización del proceso mismo, puedan ser aclaradas con el siguiente ítem;
c) Capacitar al personal, por medio de la utilización del "Manual de Puestos y Procedimientos", realizando consultas periódicas para valorar la pertinencia y utilidad de estos manuales;
d) Tomar en cuenta e incorporar las sugerencias que sean pertinentes en estos manuales para que se logre mantenerles siempre actualizados;
e) Específicamente, incorporar en la oferta gastronómica de la empresa turística, platos y bebidas tradicionales de la zona, siempre y cuando los géneros que se utilicen en las preparaciones no afecten a la sostenibilidad natural ni a la salud de cada comensal: la idea es, por ejemplo, si se va a ofertar una carne de un animal, ésta debe provenir de zoocriaderos destinados para este efecto; igualmente, con plantas y especias que incluyan la diversidad de estas en la zona.
f) Informar a los turistas sobre el contenido nutricional de cada plato y sus rasgos culturales en la zona, explicando si la comida es realizada para cierto tipo de fechas o festividades locales, en función de aumentar su valor correspondiente al turista.

Por ahora, analizando estas pequeñas acciones y conceptos, concluimos que es una gran responsabilidad el que cada empresario, profesional y prestador (a) de servicios en el Turismo y la Hotelería se haga cargo, de manera consciente, internalizada, de poner en marcha a cabalidad cada Buena Práctica que implique la actividad turística como tal.

TSU María Elena Ramos P.
Instructora de Cocina - Gastrónoma

miércoles, 8 de abril de 2015




 Páramo de las Tapias, Bailadores



 Sector El Buque, Las Tapias, Bailadores




 Sector Los Rastrojos, Las Tapias, Bailadores







 Páramo de Guaraque; Municipio Guaraque



 




 Páramo de Guaraque,  Municipio Guaraque









  Páramo de Guaraque,  Municipio Guaraque

El Parque Nacional General Juan Pablo Peñaloza Páramos el Batallón y la Negra.

Con la finalidad de preservar diversas formaciones vegetales y de dar protección integral a las cuencas altas de los ríos que nacen en estas montañas andinas, que constituyen hábitat para gran cantidad de especies biológicas únicas y consideradas en peligro de extinción y para asegurar el suministro de agua permanente y de buena cálidad para vivir bien de los pobladores, los desarrollos agrícolas que garantizan la seguridad y soberania alimentaria y proyectos hidroeléctricos, el 18 de enero de 1989, fue creado según decreto Decreto N° 2.716 el Parque Nacional Páramos Batallón y La Negra - General Juan Pablo Peñaloza y luego elaborado con las comunidades de la zona su Plan de Ordenamiento y reglamento de Uso a través de Decreto Nº 673 de 10 de mayo de 1995.
Este Parque Nacional está conformado por un conjunto de cadenas montañosas de los Andes al Occidente de Venezuela; plegadas con 117 lagunas glaciares y más de 20 páramos entre las que sobresalen los páramos del Batallón, La Negra y El Zumbador; este último debe su nombre a los fuertes vientos que soplan contínuamente con velocidades que superan los 70 km por hora, este parque toca las superficies de 12 municipios andinos, 5 municipios del Estado Mérida: Pinto Salinas, Rivas Dávila, Tovar, Guaraque y Arzobispo Chacón del Estado Mérida; y 7 municipios del Estado Táchira: Jauregui, Uribante, Sucre, Francisco de Miranda, Panamericano, Simón Rodríguez y José María Vargas. Con una superfície: 75.200 km2, altitud 1.800 – 3.300 msnm, Clima: Temperatura promedio anual: entre 4 - 17º C, precipitaciòn anual entre 800 - 2.300 mm.
Sus Ecosistemas estan formados por Bosques ombrófilos montanos siempre verdes (bosques nublados andinos), páramos andinos (páramos arbustivos herbáceos, desérticos que se desarrolla entre los 2.000 y 3.000 msnm, son bosques densos con dos o tres estratos arbóreos, sotobosque bien desarrollado y abundancia de epífitas. De las especies arbóreas destacan el pino aparrado, el palo de hierro, la mano de león y el nogal. Por encima de los 3.000 msnm, se destaca: el frailejón el palito, además del saisai y el birabiron de páramo. La fauna es variada encontrándose especies como el oso frontino, el tapir o danta de montaña, la ardilla, la lapa andina paramera, la musaraña y el puerco espín. Es importante el guache paramero, especie de coati endémico de los Andes. De las aves se destacan la paloma gargantilla, el colibrí pico largo, la cotinga cresta roja y el pato torrentero.
El paisaje es único, que se puede observar haciendo un recorrido por la carretera trasnandina desde Merida pasando por toda la Cuenca del Río Mocoties llegando al Delgadito y tomando la via a la derecha hacia el municipio Uribante y la via a la izquierda hacia el municipio Jauregui ambos municipios del estado Táchira, donde se pueden admirar los cursos de agua, los bosques, la selva nublada y los famosos páramos. En El Pico el Púlpito a 3.912 msnm y los páramos de El Batallón y La Negra, los turistas pueden disfrutar de varias lagunas como La Brava, Las Palmas y Los Lirios, El Rosal, La Verde, Las Piedras, y de hermosos ríos, todos testigos de la evolución de Venezuela desde la época de la Colonia.
Las áreas recreativas más conocidas son: Parque Cascada India Carú, Parque Cascada de Guayabal, Laguna Negra, Laguna Blanca, Laguna El Corazón, Lagunas Los Lirios y La Brava, Las Cuevas de Nieto, Cascada Las Lajas y Páramo La Negra, Páramo de las Nieves en el estado Mèrida; El Colorado, San Telmo, El Zumbador, Loma Negra, Loma del Caballo, Laguna Verde en el estado Táchira.
Los turistas pueden allí realizar, caminatas, excursionismo, picnic, andinismo, pesca deportiva de truchas, acampada, investigación científica.

Maigualida Rosales

Fuente Bibliografica Consultada: Información de INPARQUES