Comparte con nosotros

twitterfacebookgoogle plusrss feedemail Instagram

lunes, 23 de marzo de 2015

LA COMUNICACIÓN EN EL TURISMO... FUNCIONA, ¿SI O NO? 
Parte I
Básicamente, podemos decir que la comunicación, entre sus muchas acepciones, es el proceso mediante el cual el emisor y el receptor establecen una conexión en un momento y espacio determinados para transmitir, intercambiar o compartir ideas, información o significados que son comprensibles para ambos.
Es decir que la comunicación puede ser un proceso dinámico de ida y vuelta entre el emisor y el receptor, fluya entre ambos, así como lograr influir en los demás hasta poder tomar decisiones. La comunicación sirve para influir y para afectar intencionalmente.
La comunicación se genera a través de la realización de ocho (8) pasos de manera efectiva:
1) Desarrollo de una idea;
2) Codificación del mensaje, común para emisor y receptor;
3) Transmisión del mensaje a través de un canal;
4) Recepción del mensaje a través de los canales naturales (los órganos de los sentidos:         vista, oído, olfato, gusto y tacto);
5) Descifrado o decodificación del mensaje por parte del receptor;
6) Aceptación de dicho mensaje interpretado;
7) Uso del mensaje, como el paso decisivo de acción, la reacción que se logra en el                 receptor y el uso que el le da a la información contenida en el mensaje recibido;
8) Retroalimentación o Feed-Back (interacción bilateral o comunicación en Dos                         Direcciones).
Ahora bien, la nueva perspectiva de la comunicación y el Turismo alega que mediante la producción de mensajes que, el marco de cierta comunidad (es) cultural (es), la comunicación aporta a la significación de la realidad, ya que es una práctica social que toma como referencia a otras, e incluso a ella misma (Luna, 1991). Es decir, la comunicación se enfoca de manera relacional que está conformada y se entiende como un proceso de significación y producción de sentido. 
En la actualidad no se entiende el proceso como la mera transmisión de mensajes de un punto hacia otro generándose la misma significación que se busca desde la emisión, sino que ahora la comunicación se comprende como la generadora de verdaderos espacios de interacción entre sujetos sociales.
Comunicación y cultura son dos elementos entrelazados. Penetrar en el área de lo comunicacional implica, necesariamente, adentrarse en dimensiones culturales, entendiendo por cultura los valores y representaciones que poseen comunidades y/o grupos.
La comunicación "es, además, un instrumento de cambio, y que utiliza una estrategia, la comunicacional, basada en el pensamiento estratégico. La estrategia comunicacional es la interacción simbólica que viene determinada por una situación concreta, en la que intervienen distintas y varias personas que han de tomar decisiones, en la que todas ignoran el posicionamiento de las otras sobre el objetivo a realizar, y en la que cada una tiene tiene diferentes alternativas y, mediante la ponderación de cada una, opta por una de ellas que ejecuta y evalúa" (Barrero Pérez, 2002).
Esta comunicación estratégica está conformada por cuatro (4) dimensiones: informativa, ideológica, interaccional y sociocultural, aportando ésta última, según Massoni, 2003, "que aquí se aborda a la comunicación como espacio de construcción de la dinámica social, la cotidianidad de la producción de sentido. Algunas marcas de racionalidad de este enfoque son la heterogeneidad, multiplicidad, redes, comunicación como articulación de la diversidad social, como proceso complejo, situacional e histórico; mientras que las teorías de comunicación/cultura son las que dotan de un marco adecuado a esta dimensión".
Getino, 2002, alega que "según la Biblia, hace muchos siglos Moisés envió a la tierra de Canaán a un grupo de representantes para obtener información sobre lo que de útil pudiera existir en ella. Su viaje fue de reconocimiento y de exploración y descrito, según el hebreo antiguo, con el sinónimos de tur o tour. Hoy en día, millones de personas se desplazan sobre la mayor parte del planeta, en los llamados viajes de placer, sin necesidad de que alguien se los ordene -al menos explícitamente- fenómeno que da lugar a la moderna actividad lucrativa con el vocablo turismo".
El turismo, visto desde la perspectiva de fenómeno social, resalta que sociedad y turismo se implican y condicionan recíprocamente, hasta afirmar que parece plausible que el turismo transforma la sociedad, y que ésta, transformada, condiciona al propio turismo.
Se piensa que la definición que hace la Organización Mundial del Turismo (OMT) sobre el Turismo esta incompleta. Getino, 2002, propone y está convencido que "de la selección y ordenamiento que se haga de los recursos intervinientes (naturales, reciclados o creados), así como del uso que se les dé, dependerá la característica final del turismo en tanto recurso nuevo, un medio específico y diferenciado, resuelto y diseñado para alcanzar ciertos objetivos. Se insiste en esto porque a fin de cuentas, la oferta turística que aparece con el medio -aunque sea simplemente una mercancía en el juego de la oferta y la demanda (pilares de la planificación turística),- tiene una dimensión eminentemente cultural y comunicacional y se propone incidir en el imaginario individual o colectivo del turista, como lo harán muchos otros bienes o productos de la cultura y de los medios"; y esto sin hablar de los impactos sobre los residentes de una determinada región.
De aquí que, al partir de lo más simple, el turista o turista potencial, se propone ver cosas diferentes, cultivarse y experimentar situaciones vitales que se diferencien de las cotidianas y rutinarias, que le aporten un enriquecimiento personal que no siempre está acompañado por el descanso físico y/o psicológico.
En el fenómeno turístico se encuentran los elementos estructurales que se reconocen en este esquema de la Teoría de la Información - Comunicación:
  • Emisor y receptor Se habla de Turismo receptivo o receptor, país emisor.
  • Mensaje: Son los significantes que se generan básicamente en torno a los destinos principalmente. Aquí aparecen los medios de comunicación, ya que la información difundida en relación a un lugar puede persuadir o espantar al potencial turista.
  • Canal: es el medio a través del cual el emisor envía el mensaje con destino a un receptor. En el Turismo son: los operadores de viajes (mayoristas) y las agencias de viajes (minoristas), las ferias, work shops o encuentros de Turismo, la Internet, las redes sociales, y los medios de comunicación masiva.
  • Retroalimentación o Feed-Back: es la presencia del turista en el destino que lo sedujo a través de mensajes, posteriormente materializado en el tipo de interacción del visitante con su punto de vista: la mimetización con la comunidad receptora, su cultura, espacios físicos, entre otros. 
"AL PUEBLO QUE FUERES, HAZ LO QUE VIERES"

  •   Ruido o Interferencia: La satisfacción del turista, como la medida más clara del nivel de ruido o interferencia entre el mensaje emitido y el recibido, dice cuándo la información no ha sido correcta o las expectativas han sido frustradas frente a la realidad del destino. Otro aspecto a considerar como interferencia para el Turismo son todas las informaciones negativas, de carácter general y económico-político, sobre los destinos, ya que pueden minimizar el flujo turístico hacia ellos, o las trabas que el viajero encuentre en su proceso de visita. Entonces aquí, la comunicación pasa de una producción social de sentido a un aparato de promoción y publicidad (marketing).
La comunicación en Turismo debe ser la difusión a través de la publicidad, información, educación y relaciones públicas de un destino (sus atractivos, sus servicios, sus productos), parte fundamentalmente importante en la actividad turística.
De esta manera, analizando estas líneas investigadas, surgen preguntas como: LA COMUNICACIÓN EN EL TURISMO... FUNCIONA, ¿SÍ O NO?. 
Esperamos tu participación y comentarios.

CONTINUARÁ...

TSU María Elena Ramos P.
Comunidad d Aprendizaje de Turismo - UPTM "Kléber Ramírez" - Bailadores