Comparte con nosotros

twitterfacebookgoogle plusrss feedemail Instagram

miércoles, 15 de abril de 2015

MANUALES DE BUENAS PRÁCTICAS EN TURISMO SOSTENIBLE
Parte I

¿Qué son los Manuales de Buenas Prácticas?
Según el portal Wikipedia, se entiende por Buenas o Mejores Prácticas un conjunto coherente de acciones que han rendido buen o incluso excelente servicio en un determinado contexto y que se espera que, en contextos similares, rindan similares resultados.
Las Buenas Prácticas se realizan para todos los profesionales, formadores y alumnos (as) que desarrollan sus actividades en instalaciones donde se realizan acciones relativas al ocio, tiempo libre, la expansión, Turismo y Hotelería, ya sea como actividad principal o de apoyo.
¿Por qué surgen los Manuales de Buenas Prácticas?
Existen varias razones que hacen se generen estos Manuales, entre muchas, las que destacan son:
a) Debido a los grandes movimientos de población que implican procesos sociales, culturales, de ordenación territorial, consumos extra de agua y energía, y otros impactos que es necesario controlar;
b)  Debido a que se considera a la actividad turística una industria compleja, el Turismo es examinado muy de cerca en términos de sus impactos sobre el ambiente, la cultura y las sociedades, y, por otra parte, en relación a su contraparte en su contribución al crecimiento económico. No obstante, sus impactos negativos sobre los ecosistemas, las sociedades indígenas y el patrimonio cultural;
c)  De allí que, analizando estos aspectos, surge la hipótesis de que el Turismo no es solamente bueno o solamente malo, sino que puede ser y estar en ambas posiciones, según como se planee, desarrolle y maneje, y en consecuencia, la buena manera de hacer esto, pasa a ser el Turismo Sostenible.
d)  De ésto último surgen las guías de comportamiento, de actuación conforme a las situaciones antes descritas, las "Buenas Prácticas para Turismo Sostenible", como una herramienta que permite a los empresarios y/o prestadores de servicios turísticos adoptar prácticas de buen hacer de gestión sostenibles, de una manera sencilla y efectiva.
¿Para qué se utilizan estas Guías o Manuales de Buenas Prácticas en Turismo Sostenible?
Se trata de que todos los actores turísticos (agencias, operadoras, prestadores de servicios, profesionales, empresarios, asesores) conviertan las prácticas tradicionales que han venido realizando en prácticas sostenibles, responsables, cuyos impactos económicos, sociales y ambientales permitan complacer las necesidades del presente, sin limitar la habilidad de satisfacerlas, con el mismo grado de plenitud y disfrute, en el futuro.
De allí surge que dichas buenas prácticas sean endógenas, que no pierdan la esencia, el ser, de cada cultura propia y/o su quehacer -donde se desarrollan-. donde no se generen procesos de transculturación ni mucho menos de aculturación, que acrecienten el deterioro socio-cultural y ambiental de las comunidades receptoras turísticas.

¿Cómo se usan los Manuales de Buenas Prácticas en Turismo Sostenible?
Todas las acciones, prácticas, procesos que favorezcan el mejor servicio y su respectiva prestación, y de la responsabilidad operativa a través de un sistema de gestión responsable y sostenible endógeno, son herramientas de promoción que, si son bien aprovechadas por las empresas de manera eficaz, lograrán mejorar su acceso a mercados altamente interesados en este tipo de operaciones, servicios y/o productos responsables.
De esta manera, se insta a realizar, a grosso modo en esta 1a parte, lo siguiente:
a) Desarrollar un manual (un paso a paso, una guía) para cada puesto de trabajo en su empresa, detallando las responsabilidades que se esperan de cada quien;
b) Detallar, clara y precisa, los procedimientos que están a cargo de cada miembro del personal, y así si surgen dudas sobre el modo de realización del proceso mismo, puedan ser aclaradas con el siguiente ítem;
c) Capacitar al personal, por medio de la utilización del "Manual de Puestos y Procedimientos", realizando consultas periódicas para valorar la pertinencia y utilidad de estos manuales;
d) Tomar en cuenta e incorporar las sugerencias que sean pertinentes en estos manuales para que se logre mantenerles siempre actualizados;
e) Específicamente, incorporar en la oferta gastronómica de la empresa turística, platos y bebidas tradicionales de la zona, siempre y cuando los géneros que se utilicen en las preparaciones no afecten a la sostenibilidad natural ni a la salud de cada comensal: la idea es, por ejemplo, si se va a ofertar una carne de un animal, ésta debe provenir de zoocriaderos destinados para este efecto; igualmente, con plantas y especias que incluyan la diversidad de estas en la zona.
f) Informar a los turistas sobre el contenido nutricional de cada plato y sus rasgos culturales en la zona, explicando si la comida es realizada para cierto tipo de fechas o festividades locales, en función de aumentar su valor correspondiente al turista.

Por ahora, analizando estas pequeñas acciones y conceptos, concluimos que es una gran responsabilidad el que cada empresario, profesional y prestador (a) de servicios en el Turismo y la Hotelería se haga cargo, de manera consciente, internalizada, de poner en marcha a cabalidad cada Buena Práctica que implique la actividad turística como tal.

TSU María Elena Ramos P.
Instructora de Cocina - Gastrónoma