Comparte con nosotros

twitterfacebookgoogle plusrss feedemail Instagram

viernes, 1 de mayo de 2015

RUTA TURÍSTICA ECOGASTRONÓMICA Y DEL CAFÉ,
EN EL VALLE DEL MOCOTÍES, ESTADO MÉRIDA.
Visión, hasta la fecha, realizada por María Elena Ramos P.
Parte I
1.- ¿Qué se entiende por una Ruta Turística Gastronómica, dentro de un Producto Turístico Gastronómico?
Utilizando la definición que hace el Dr. Antonio Montecinos, de México, podemos decir que "es un conjunto de productos, servicios, experiencias e inspiraciones gastronómicas materiales e inmateriales en rutas, circuitos o itinerarios en regiones geográficas, que se ofrecen con el propósito de satisfacer los deseos o las expectativas de manera prioritaria y complementaria como principal motivo de desplazamiento del turista, es un producto compuesto que debe ser analizado en función de los componentes básicos que lo integran: 
  • mercados,
  • productos,
  • atracciones y actividades,
  • alojamiento,
  • infraestructura interna y externa,
  • estructura o equipamiento y,
  • superestructura."
2.- ¿En qué aspectos se basan los Productos Turísticos Gastronómicos?
Según la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), los Productos Turísticos Gastronómicos tienen como base la seguridad alimentaria regional sostenible y el patrimonio gastronómico.
3.- ¿Cuáles son los componentes básicos indispensables para planificar, diseñar y gestionar los Productos Turísticos Gastronómicos?
La UNESCO define que existen una serie de componentes indispensables en función del logro de dichos Productos Turísticos Gastronómicos, siendo los siguientes:
a)  Realizar un inventario jerarquizado de recursos o atractivos gastronómicos según los mercados potenciales en la zona;
b) Definir el patrimonio en sus diversas expresiones (material, inmaterial, paisajístico, mixto). Se recomienda tener un itinerario cultural histórico, en función de su sostenibilidad;
c) Tener una soberanía y seguridad agro-alimentaria regional sostenible con excedentes de producción al menos a 15 años;
d) Los alimentos endémicos deben ser parte de la canasta básica de las comunidades receptoras;
e) Debe existir una infraestructura de consumo local: mercados, posadas, restaurantes, hoteles, procesadoras de alimentos, entre otras;
f) Aspecto relevante: la comunidad en su mayoría debe conocer los pro y los contra del Turismo y sus usuarios que sean de mayor impacto, y así tener la voluntad y hospitalidad para recibirlos;
g) Debe existir la profesionalización de los prestadores de servicios, a través de la formación, capacitación y certificación;
h) Debe consolidarse una infraestructura turística, en cuanto a:
  • Accesibilidad:
       Vías de acceso adecuadas, y en aeropuertos, terminales de autobuses, carreteras,    autopistas, senderos, su respectiva señalética especializada con íconos gastronómicos;
  • Comunicación e interpretación:
       Centros interpretativos, experienciales y formativos, accesos a Wifi gratis y dispositivos móviles en función de un "destino inteligente";

i) Debe existir una superestructura con grupos de interés (clusters (el conjunto de empresas concentradas en un mismo entorno geográfico y que desarrollan una actividad económica similar o pertenecen a sectores industriales relacionados entre si) y stokeholders (son todas aquellos actores sociales -personas o entidades- que pueden afectar o son afectados positiva o negativamente por las actividades de una empresa) con la gastronomía y turismo, y su respectiva comercialización con tour operadores, agencias de viajes especializadas, DMC (Destination Management Company) u Operadores Locales, entre otras;
j) Debe hacerse un plan de marketing con marcas y sub-marcas gastronómicas y turísticas: locales, regionales, nacionales e internacionales;
k) Por último, y no menos importante, se debe planificar de manera integrada y con programas y proyectos mínimo a 10 años; y,
l) Deben generarse y encontrarse indicadores gastronómicos y turísticos para medir y controlar antes, durante y después. 

4.- ¿Por qué desarrollar una Ruta Turística Ecogastronómica y del Café en el Valle del Mocotíes?
En el caso del Valle del Mocotíes, una zona de relevancia ecológica no sólo para Venezuela, sino para el resto de la Madre Tierra, se presentan aspectos ecológicos naturales que permiten el aprovechamiento, tanto en lo gastronómico, como en lo turístico, ya que no podemos olvidar el legado indígena de las etnias Mocotíes, descendientes directos de los Timoto-Cuicas, estos a su vez descendientes de las culturas pre-hispánicas incaicas, donde se desplegaron en toda la región andina, desarrollando una de las culturas más avanzadas de todos los grupos aborígenes que poblaron nuestro territorio venezolano, y esto se reflejó en la producción agrícola como excelentes sembradores de maíz, papa, y yuca, además de tabaco y cacao, así como excelentes artesanos con la arcilla, haciendo utensilios para la cocina de cerámica y la alfarería. Todo esto supone que son tierras benditas, con gente de genes trabajadores, laboriosos, creativos e inteligentes, como el verdadero legado ancestral a los pobladores del hermoso Valle del Mocotíes. Y como dato sorprendente, hacia 1777 se introdujo en el estado Mérida el producto café, y ya a finales del siglo XIX los tres (3) estados andinos venezolanos: Trujillo, Táchira y Mérida, figuraban a la cabeza de la producción nacional de este rubro tan importante. Así mismo, la geografía, los suelos, el clima, la vegetación, la fauna, la flora, propia de este Valle, propician de manera esencial el desarrollo endógeno de los productos gastronómicos del lugar, tomando en cuenta fehacientemente el rubro café, como cultivo de importancia capital, el cual se da en los cinco (5) municipios que conforman esta zona del estado Mérida. 
5.- ¿Por qué escoger el rubro café como eje central de la Ruta Ecogastronómica y del Café en el Valle del Mocotíes?
De allí que, por ahora tomando en cuenta todo lo ya explicado, se propone la creación de una ruta ecológica gastronómica, turística, donde prevalezcan todos los productos alimenticios que se cultivan en el Valle del Mocotíes, dando preferencia al rubro café, el cual gastronómicamente, porque sencillamente es un producto sumamente versátil, hasta ahora un tanto olvidado, aunque si muy consumido en la zona, pero de una sola forma, en infusión, con la sabrosa tacita de café matutino o vespertino, para entonar el cuerpo por el friíto que hace acá... , también como medio de socialización y comunicación entre las y los pobladores, tal cual se hace en el resto del mundo, con esa tacita humeante de rico café recién colado o extraído con una máquina express, pudiéndose aprovechar mucho más allá de lo que normalmente se hace con el café. 

En un próximo artículo estaremos analizando cómo aprovechar gastronómica y turísticamente el café, sin dejar de lado su rasgo endógeno, sustentable y sostenible, donde se logre mejorar la calidad de vida de cada uno de los productores y consumidores de café, no sólo propios del Valle del Mocotíes sino también de las y los visitantes-turistas que nos engalanan cada vez que pasan y disfrutan de su estadía acá, uniéndolo a los demás productos y platos emblemáticos no sólo de la zona del Mocotíes, sino del estado Mérida y de Los Andes Venezolanos, en pro de consolidar la marca Mérida y la sub-marca Valle del Mocotíes, como orgullo del patrimonio emblemático regional y nacional.

TSU María Elena Ramos Padrón